América Latina sostiene a Telefónica

© iStockPhoto

MADRID – A la fuerza, Telefónica comprendió, quizás, que la soga que le aprieta la garganta puede desanudarla su brazo latinoamericano. La sexta operadora a nivel mundial por capitalización bursátil, la primera como operador europeo integrado, y empresa de telecomunicaciones de referencia en el mercado de habla hispano-portuguesa, está sufriendo en carne propia la caída libre de España, su país de origen y principal mercado.

La Bolsa, termómetro infalible del cambiante humor del mercado, le quitó brillo en el parqué a la “telco” dirigida por César Alierta. En los primeros cinco meses del año, la acción de Telefónica cayó un 31,8% al pasar de 13,66 euros por título a 9,3 euros. El fuerte sacudón bursátil no resultó ninguna novedad para la empresa. Durante 2011 la acción de Telefónica registró una caída del 21%. ¿Está el mercado castigando la gestión empresarial? Alierta y su equipo pueden, en este punto, estar tranquilos.

La caída de la acción, según coinciden los analistas bursátiles, se explica por los descensos  generalizados de los mercados europeos por la crisis soberana de deuda, así como por las dudas sobre la estabilidad financiera de los países periféricos. A tan negro panorama Telefónica le añade los propios dramas de su país. El desempleo –que ya ronda el 25%– y el temor a perder el empleo que hoy sienten los españoles, además de la caída del poder adquisitivo, hacen que la población recorte gastos, entre ellos, las llamadas telefónicas.  Hoy, en España, el celular se utiliza sólo para lo estrictamente necesario.

Para colmo, las operadoras virtuales de bajo costo le están haciendo un daño tremendo a Movistar –también a Vodafone y Orange, las otras dos grandes del mercado español– al quitarle clientes, mes a mes. El achicamiento de su base de usuarios no es algo a lo que está habituada Telefónica, ya que desde 2005 la compañía duplicó el número de clientes. Hoy esa tendencia positiva está mutando a negativa, datos que no se les pasaron por alto a Standard & Poor’s. La calificadora de riesgo estadounidense argumentó, con ellos en la mano, la reducción de la nota crediticia de Telefónica a BBB de BBB+, el pasado 24 de mayo.

Así, mientras las divisiones de Telefónica en Europa y España acusan el mal clima económico, el motor del negocio latinoamericano tiene la fuerza suficiente para actuar como locomotora y tirar del resto de los vagones. Los números hablan. Telefónica Latinoamérica impulsa el crecimiento del Grupo representando el 48,5% de los ingresos consolidados, que se situaron en 15.511 millones de euros (US$19.618 millones) en el primer trimestre de este año, mientras la ganancia neta del Grupo se recortó un 53,9%, al alcanzar los 748 millones de euros (US$ 946 millones). Otra comparación, y no menos odiosa: Telefónica Latinoamérica acelera el crecimiento de sus ingresos hasta el 8,3% interanual al tiempo que las operaciones europeas cayeron 6,6% año contra año, según el balance del primer trimestre de 2012.

La locomotora latinoamericana, con ingresos en el primer trimestre de 7.519 millones de euros (US$ 9.510 millones) y una mejora de la facturación en un 7,8% en relación al cuarto trimestre de 2011, deja a las claras que su marcha lejos está de perder impulso.

“Con los datos de primer trimestre de 2012, Latinoamérica se consolida como el motor de crecimiento del Grupo Telefónica”, reconoce ante Latin Trade una calificada fuente del Grupo, que pidió el anonimato. Esta fuente destaca además que por primera vez Telefónica Latinoamérica representa más del 50% del OIBDA (ingresos operativos antes de depreciación y amortización) consolidado del Grupo. “Los clientes de Telefónica en Latinoamérica suman más de 206 millones de accesos, el 66% del total de accesos del Grupo, y además la compañía lidera el crecimiento del mercado móvil y la adopción de los servicios de banda ancha en América Latina. En definitiva –reconoce la fuente– nuestro portfolio único en Latinoamérica es un factor diferencial y una fuerte plataforma de crecimiento futuro”.

Semejante comportamiento no puede explicarse solamente por la “primavera económica” de la región. También el dinero tiene mucho que decir. Y el dinero que Telefónica invirtió en el mercado latinoamericano es más que importante. Las fichas acumuladas desde su entrada en la región superan los 110.000 millones de euros (US$139.130 millones) entre adquisiciones y desarrollo de infraestructura, revelan desde la sede madrileña de la compañía.

Poniendo el foco en la política de inversiones, queda al descubierto el rol protagónico que Telefónica le asignó a América Latina. En 2011, año horrible para su negocio en España, Telefónica invirtió en la región 5.300 millones de euros (US$ 6.703 millones), “incluida la adquisición de espectro en Brasil, Costa Rica y Colombia”, aclara la fuente.

 

Brasil, la joya de la corona

En Madrid no lo dudan: “Brasil es el principal mercado de Telefónica en Latinoamérica”.

Y sobran los motivos para sostener lo dicho. “El país genera la mitad de los ingresos de la compañía en América Latina y el 23% del total de los ingresos consolidados del Grupo”. De hecho, agrega la fuente, “su peso, en términos de ingresos es casi igual que el peso de España en los resultados del Grupo y no tardará en convertirse en la principal fuente de ingresos de la empresa”.

La fuente también destaca que Brasil, con casi el 30% de los clientes que se traducen en algo más de 90 millones de accesos, es el mayor mercado por número de usuarios del Grupo Telefónica. Desde que en 1998 Telefónica comenzó a operar en el país, la empresa destinó 57.400 millones de reales (US$27.925 millones) a inversiones en Brasil. “Esta cifra alcanzará los 82.000 millones de reales (US$39.893 millones)  acumulados en 2014, si incluimos la previsión hecha pública el año pasado cuando Telefónica anunció que los planes de inversión del Grupo en Brasil supondrán un total de 24.300 millones de reales (US$11.822 millones)  entre 2011-2014”, afirma la fuente.

Y, ante la pregunta por el éxito de la empresa española en el gigante sudamericano, responde que “Telefónica Brasil mantiene su liderazgo en el mercado brasileño gracias a la fortaleza de sus activos diferenciales, a los beneficios derivados de ser un operador integrado y a su liderazgo en los segmentos de mayor valor”. Acto seguido, destaca el acierto de comercializar, desde el 15 de abril, todos los productos y servicios de Telefónica Brasil bajo el paraguas de la marca Vivo, “que refuerza el posicionamiento de la compañía en el país con una oferta integrada de servicios”.

Por otra parte, Telefónica está liderando la transformación del sector en el mercado brasileño, expandiendo la cobertura 3G para impulsar la adopción de Internet móvil y con un despliegue selectivo de fibra que permite ofrecer las mayores velocidades en banda ancha fija. ¿Cómo se refleja todo esto en el balance? En el primer trimestre de este ejercicio, la ganancia neta alcanza 3,2 millones de clientes de móviles con un incremento interanual de 83 puntos gracias al nivel de altas que se sitúa en 8,8 millones, cifra que representa un crecimiento interanual de 31%.

 

Fantasmas argentinos

También las buenas noticias abundan en el resto de los mercados latinoamericanos en los que opera Telefónica, aunque con algunos fantasmas, sobre todo argentinos.

Vayamos por partes.  Telefónica señala que sus operaciones e inversiones en América Latina pueden verse afectadas por varios riesgos relacionados con las condiciones económicas, políticas y sociales de estos países. Entre estos riesgos destaca que se realicen expropiaciones o nacionalizaciones de activos. En este caso, el espejo en el que le aterroriza reflejarse se llama Repsol YPF.    Y, aunque no lo dice, teme por su canal de televisión abierta, Telefé, que no entraría en los requisitos previstos por la Ley de Medios Audiovisuales al tratarse de una empresa de origen español, cuando la norma permite solo hasta el 30% del capital extranjero y prohíbe que el accionista controlante sea una compañía se servicios públicos.

Tampoco cayó nada bien la multa que el Gobierno argentino le aplicó a su subsidiaria de telefonía celular Movistar como consecuencia del apagón producido el 2 de abril pasado. La noticia impactó, como destaca el analista argentino Enrique Carrier, porque se trató de una suma récord, compuesta por dos partes: una multa de 6,75 millones de pesos (US$1,5 millones al cambio oficial) y una bonificación de 10 pesos (US$2,21) por línea. El monto de la multa es lo máximo previsto por la regulación.             Pero no fue lo único que le llamó la atención a Carrier. El analista recuerda que en cuanto a las causas del hecho, hay visiones encontradas entre las partes y “al registrarse esta diferencia en cuanto a las posibles causas del incidente, la decisión del gobierno aparece, en primera instancia, como apresurada”.

En México, los clientes de móviles sufrieron un descenso interanual de cuatro puntos debido a la adopción de criterios más restrictivos tanto en las altas como en las bajas. La fuente de Telefónica explica que esos criterios responden a la estrategia de la empresa de asentar una base sólida de clientes de alto valor a fin de gestionar de manera proactiva con ofertas integrales “para mejorar su experiencia con nosotros”.

Apuesta por los celulares inteligentes

Telefónica lidera en la región la revolución del negocio de datos transmitidos por teléfonos móviles. La fuente asocia la explosión de este mercado a varios factores clave, uno de ellos la masificación de los dispositivos inteligentes, especialmente smartphones, “en un área que está ávida de tecnología”.

En este sentido, el presidente de Telefónica Latinoamérica, Santiago Fernández Valbuena, destacó, durante su participación en una mesa redonda en el Congreso Mundial de Móviles, la importancia de que puedan ofrecerse celulares inteligentes a menos de 100 dólares en mercados como el de América Latina.

Las previsiones indican que en los próximos cinco años los países emergentes habrán superado a los desarrollados en número de smartphones y que el tráfico IP se va a multiplicar por siete en Latinoamérica, con la mayor tasa de crecimiento medio anual.

Para Valbuena, América Latina ofrece grandes ventajas comerciales en relación a Europa, “donde todo el pescado está vendido”.

Y Telefónica tiene muchos desafíos aún por delante, sobre todo en el área digital. Con la adquisición de Tuenti, la popular red social española para adolescentes, Telefónica se pone al frente de un negocio alimentado por el público más joven que está llamado a liderar el consumo del servicio de Internet móvil.

“Vemos un futuro en el que los usuarios estarán permanentemente conectados. En breve contaremos todos los detalles”, le dice Telefónica a Latin Trade.

Quedamos a la espera.

 

Archivado en: ReportajesReportajes PrincipalesTodos

avatar Sobre el autor:

RSSComentarios (0)

Seguimiento automático de URL

Ingrese una respuesta

Usted debe iniciar sesión para publicar un comentario.