Furor Aeroportuario

Al compás del crecimiento, América Latina renueva sus aeropuertos y construye nuevos.

Aeropuerto Internacional de Guarulhos, en São Paulo, Brasil • Foto: Newscom

Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Panamá y Brasilia están renovando sus aeropuertos. Lima y Montevideo ya lo hicieron. Guatemala y Asunción también se alistan. Y la oleada de remodelaciones en los aeropuertos de América Latina no se limita a los de las capitales, sino que también llegó a los de las ciudades del interior.

La movida se da por el círculo virtuoso que genera la bonanza económica, el aumento del turismo y la necesidad de mejorar la infraestructura y logística para incrementar el comercio y los negocios de la región.

Brasil el año pasado licitó la construcción de un nuevo aeropuerto en Natal, que ganó el consorcio argentino-brasileño Inframérica, integrado por  Corporación América SA e Infravix Empreendimentos SA, empresa del Grupo Engevix de Brasil. Esta obra constituye la primera concesión a privados de una terminal aérea en Brasil e involucra una inversión de US$410 millones. El nuevo aeropuerto internacional se construye a 11 kilómetros del anterior y los esfuerzos están a pleno para que la inauguración sea para el Mundial de Fútbol del 2014.

Haga clic en la imagen para ver en tamaño completo

Este año, el mismo consorcio binacional ganó la concesión por 25 años para la ampliación, mantenimiento y operación del aeropuerto Presidente Juscelino Kubitschek, de Brasilia. Allí prácticamente se construirán dos terminales nuevas y la inversión con canon asciende a US$ 1.400 millones.

“Entre Brasilia y Natal suman 20 millones de pasajeros, que es casi la misma cantidad de pasajeros de todo el sistema aeroportuario argentino”, explica a Latin Trade Ezequiel Barrenechea, Director General para Latinoamérica y el Caribe de Corporación América, el administrador aeroportuario privado más grande del mundo y consocio en las dos obras. Y en los próximos meses, según estima, el gobierno brasileño se encamina a concesionar varios aeropuertos más, por ejemplo uno de los dos de Río de Janeiro, el de Belo Horizonte y uno del nordeste brasileño, que podría ser Recife o Fortaleza.

Aparte, Brasil ya adjudicó la remodelación de Guarulhos y Viracopos en São Paulo y a la espera está Congonhas, la terminal doméstica de la ciudad.

En Perú, cuando hace unos años comenzó a perfilarse el boom económico se lanzó un ambicioso plan de remodelación. Primero le tocó a Lima, cuya renovación ya cosecha laureles por el mundo.  La auditora británica Skytrax  Research lo eligió durante cuatro años seguidos como el mejor aeropuerto de Sudamérica y The World Travel Awards, en una encuesta entre 213.000 agentes de turismo, lo seleccionó durante tres años como el mejor de América del Sur. Es más, lo ubicó en el puesto número 17 a nivel mundial.

Luego el gobierno peruano concesionó la renovación de otros 6, que ganó Corporación América, y son Tacna, Arequipa, Ayacucho, Juliaca, Puerto Maldonado y Andahuaylas.

En la primera etapa de esa renovación se hicieron obras de modernización básicas; la segunda contempla nuevas terminales, por ejemplo la de Arequipa, que manejará 3 millones de pasajeros al año, movimiento similar al de Montevideo.

Haga clic en la imagen para ver en tamaño completo

En la actualidad, la presidencia de Ollanta Humala también tiene en cartera la construcción de un nuevo aeropuerto para Cuzco porque el actual ya está saturado. Fuentes del sector estiman que la inversión rondará los US$400 o US$450 millones, y se lo construirá en el valle, a diferencia del actual que se halla a 3300 metros sobre el nivel del mar y el pasajero tiene la sensación de nunca haber bajado del avión cuando aterriza, por la presión de la altura.

En la selva

Ecuador también se sumó a las inversiones aeroportuarias y en el 2006 remodeló la terminal aérea de Guayaquil, que ahora está rodeada por un jardín botánico y tiene capacidad para manejar 5 millones de pasajeros al año. Y en el 2011 le tocó a Tena, un desafío para los constructores porque se enclava en la selva amazónica.

La próxima inauguración, en diciembre o enero, es la de Galápagos que, orgullosamente dicen desde Corporación América, “será el primer aeropuerto ecológico del mundo”, construido aprovechando al máximo los recursos naturales.

“Es el baby project, el que más estamos cuidando”, dice Barrenechea. Y agrega que sus características son tan innovadoras que en estos momentos no existe en el mundo ni siquiera un proyecto similar. Funcionará a energía solar, utilizará el agua de lluvia y tiene otras características peculiares en la construcción.

Esta es la única concesión que dio el gobierno de Rafael Correa, a 15 años, y el monto de la inversión fue de 25 millones de dólares “pero es una obra mucho más compleja que una de US$100 millones”, explica, en parte por la logística que involucró llevar los insumos desde el continente.

En Argentina las obras tampoco se detienen. Están en pleno avance las ampliaciones del aeropuerto internacional Ministro Pistarini y del Aeroparque Jorge Newbery, los dos que sirven a la capital del país, y que ya llevan varias etapas de remodelación. Corporación América, a través de Aeropuertos Argentina 2000, es la responsable de la obra y ha hecho renovaciones también en ciudades del interior como Córdoba, Bariloche y Santiago del Estero.  En la actualidad la empresa gestiona 33 aeropuertos argentinos y 17 en el exterior.

Una de las nuevas terminanles del aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires • Foto: Corporación América

Por su parte, otro miembro del Mercosur, Paraguay, proyecta  en breve duplicar el volumen de pasajeros que maneja el aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, de Asunción. Las obras que se prevee comenzar este semestre ampliarán su capacidad a dos millones de personas por año.

Uruguay en los últimos años también hizo a nuevo el de Carrasco en Montevideo, y el del balneario de Punta del Este.

“Montevideo es la joya de la corona”, dice Barrenechea y explica que la terminal aérea tiene un “techo único y muy difícil de volver a recrear”.

Aumentar la conectividad
Pero la movida no está sólo en el subcontinente. Centroamérica no se queda atrás. Panamá es otro de los países a plena velocidad. El aeropuerto internacional de Tocumen va por su tercera expansión –potenciado por el crecimiento de Copa que lo tiene como su hub– y aún faltan dos etapas para terminar el plan de ampliación. “Estamos en el corazón de las Américas”, dice a Latin Trade Ernesto Orillac, viceministro de Turismo de Panamá, “y estamos sacando provecho de nuestra posición geográfica”.

Desde Tocumen en la actualidad hay conexión con 70 destinos, lo que actúa como potenciador del turismo. Tocumen crece a razón de 20 por ciento por año y en el 2011 pasaron por esa terminal  6,5 millones de pasajeros, lo que la convirtió en la principal puerta de acceso al país.

En los últimos cinco años el turismo ha crecido entre el 10 y el 12 por ciento en Panamá y el gasto de los turistas entre el 12 y el 14 por ciento. Esto se debe a que el turismo corporativo o de negocios está dejando paso a otro tipo de turismo como el de compras o el de vacaciones familiares, lo que incentiva a ir por más a los funcionarios del sector.

Orillac detalla que en julio Panamá inauguró un nuevo aeropuerto doméstico, en el Pacífico, el de Río Hato, para desarrollar la zona de Bocas del Toro. Paralelamente, se están remodelando otros tres:  David, Colón y la Base Howard, que antes ocupaba la fuerza aérea norteamericana. Más aún, el de Colón, en el Caribe, va a dejar de ser doméstico para convertirse en una terminal internacional.

En etapa más embrionaria pero también con buena proyección está Guatemala. En este semestre estaría concluido un estudio de factibilidad que se encargó al Banco Mundial para remodelar el aeropuerto de San José y habilitarlo como terminal internacional, explica a Latin Trade Oddra Lacs, de la Dirección General de Aeronáutica Civil. Y hay otros cuatro aeropuertos más, con distintas necesidades, que también están a la espera de su turno para la modernización. En la actualidad el más importante por flujo de pasajeros es el de La Aurora, en la ciudad capital.

Lacs detalla que los otros aeropuertos con necesidades de remodelación son los de Puerto Barrios, Petén, Quetzaltenango y Retalhuleu. En el caso del de Petén, que es el más turístico, actualmente sólo puede recibir naves de hasta 48 pasajeros y aspiran a vuelos más grandes para potenciar el turismo en la zona maya.

Rezagados en esta carrera se hallan Bolivia y Venezuela, países en los que no se anticipa remodelaciones, y “tienen grandes necesidades de mejorar la infraestructura”, según una fuente del sector, ya no sólo por cuestiones logísticas sino también de seguridad.

 

Archivado en: ReportajesReportajes PrincipalesTodos

avatar Sobre el autor:

RSSComentarios (0)

Seguimiento automático de URL

Ingrese una respuesta

Usted debe iniciar sesión para publicar un comentario.