Secretos (bancarios) eran los de antes

Después de que en 2009 Washington logró poner de rodillas al UBS, el banco más grande de Suiza, y lo obligó a revelar información confidencial de miles de clientes estadounidenses que estaban evadiendo impuestos, el sigiloso mundo del secreto bancario ya no es el mismo.

“Nos estamos moviendo hacia una mayor transparencia financiera y hacia un mayor intercambio de información”, dijo a Latin Trade Víctor Pérez, abogado especializado en temas financieros del bufete Holland & Knight, con sede en Miami.

©iStockphoto.com/gemenacom

A partir del año entrante, el afán de transparencia llegará a una de las plazas más populares entre los latinoamericanos que buscan seguridad para su dinero: Miami, y el resto de los Estados Unidos. En enero de 2013, el Tío Sam exigirá a los bancos que operen en suelo norteamericano que reporten las cuentas bancarias de los ciudadanos de 77 países con los que Washington tiene acuerdos impositivos.

En América Latina esta nueva regulación afecta a Costa Rica, la República Dominicana, Honduras, México, Panamá, Perú y Venezuela, países que ya tienen acuerdos con los Estados Unidos. Chile, por su parte, está en negociaciones para cerrar un tratado similar.

Más allá de la nueva tendencia hacia una mayor transparencia, impulsada en parte por cuestiones de seguridad, la motivación de los Estados Unidos es económica. Debido al grave déficit fiscal, el gobierno está buscando formas de recaudar más, e ir en busca del dinero que sus ciudadanos tienen fuera del país es una forma relativamente rápida.“Los Estados Unidos están buscando una mejor posición negociadora en el momento de pedir a otros países información financiera de los ciudadanos estadounidenses con cuentas en el exterior”, explicó Daniel Martínez, otro de los abogados de Holland & Knight.

La decisión levantó una enorme polvareda en el sector bancario de Miami, donde según las autoridades regulatorias de Florida los depósitos de extranjeros representan más del 40 por ciento de los activos de los bancos locales y 90 por ciento de los activos de los bancos extranjeros.

La Asociación de Bancos Internacionales de la Florida (FIA) lleva adelante una activa tarea de lobby en Washington contra la medida. “Ahora que la regulación ya se aprobó, como bancos tenemos que cumplirla. Vamos a reportar a los clientes de los países que estén en la lista”, dijo a Latin Trade María Grisel Vega, presidenta de FIA.

Los clientes más preocupados son los mexicanos y los venezolanos, según un banquero de inversión que pidió anonimato porque no está autorizado por su banco para hablar.

Según la nueva regulación, a partir de enero de 2013 los bancos deben informar al IRS, el ente recaudador de impuestos estadounidense, los intereses que superen los 10 dólares generados por las cuentas bancarias de ciudadanos de los países que tienen acuerdos impositivos con los Estados Unidos. “Hay una salvedad”, dijo el banquero anónimo.  “Los bancos tienen que informar las cuentas que estén a nombre de una persona física, pero no las que estén a nombre de una entidad. La mayoría de la gente que tiene mucha plata ya la tiene a nombre de una corporación, y la que no, ahora está abriendo fideicomisos o corporaciones.”

El IRS dijo que su intención no es gravar los intereses reportados sino recopilar la información.“El pedido de un país extranjero no puede ser general; tiene que ser específico. El país no puede pedir toda la lista, tiene que pedir información de una persona en particular y explicar las razones por las cuales la requiere y cuáles son los procesos que usará para salvaguardar la confidencialidad de la información”, dijo Martínez de Holland & Knight.

Toda la información compartida en base a esta regulación está ligada a temas impositivos. Los pedidos de información por investigaciones de fondos ilícitos o lavado de dinero está cubierta por otras leyes.

“No es verdad que todo el dinero en Miami es dinero sucio. Hay muchísimas razones legítimas por las cuales los latinoamericanos invierten su dinero en Miami. Algunas de las principales es la falta de seguridad y la inestabilidad política y económica en sus países”, dijo Vega.

El factor seguridad es el que prima para los ciudadanos de México, que por los carteles de la droga se ha convertido en la nueva capital de los secuestros de América Latina. Los venezolanos, por su parte, temen que el gobierno socialista de Hugo Chávez les confisque sus activos.

En el caso de Venezuela en particular, el acuerdo impositivo con los Estados Unidos data de 1999 y nunca ha sido utilizado. El Tesoro norteamericano emitió un comunicado diciendo que no intercambiará información con Venezuela porque no considera que el país pueda garantizar la confidencialidad de la información que reciba.

La FIA teme que la medida le quite atractivo a los Estados Unidos como destino seguro para el dinero latinoamericano. La asociación dice que el Caribe y Panamá podrían convertirse en alternativas para muchos clientes que busquen plazas financieras más discretas.

Pero otros observadores son menos pesimistas.“La verdad es que hoy en día la transparencia es mayor en todo el mundo y, además, está de moda”, dijo el banquero anónimo. “Antes quedaba muy bien decir ‘tengo plata en las Bahamas’. Ahora si uno tiene plata en un paraíso fiscal, se asume automáticamente que uno está en algo sucio”.

“Por eso yo no creo que esto tenga muchísimo impacto”, agregó. “¿Dónde un cliente puede conseguir confidencialidad absoluta? En Suiza ya no. Quizás en Mónaco o Andorra, pero son plazas muy chicas y, además ¿quien quiere decir ‘yo tengo la plata en Andorra’’’?

 

Archivado en: ReportajesReportajes PrincipalesTodos

avatar Sobre el autor:

RSSComentarios (0)

Seguimiento automático de URL

Ingrese una respuesta

Usted debe iniciar sesión para publicar un comentario.